El éxito académico y la autoestima van a menudo de la mano, de modo que es fácil que unos malos resultados en la escuela desanimen a pequeños y adolescentes, y viceversa.

Desde nuestro trabajo en el refuerzo educativo de niñxs y adolescentes, sabemos que un acompañamiento emocional adecuado es vital para un proceso de desarrollo de la personalidad sano. Por ello, hoy repasamos el vínculo entre éxito académico y autoestima y cómo los adultos podemos contribuir a cuidar ambas partes.

La autoestima, ¿para qué nos sirve?

La autoestima se define como el aprecio o la consideración que cada persona tiene para sí misma.

Esta idea sobre la propia valía es muy relevante en el desarrollo de la personalidad, ya que puede determinar en gran medida cómo una persona se relaciona con el mundo. Así, una buena autoestima puede impulsar a la persona hacia la acción y la conexión con los demás.

Unida a la empatía, se constituye como valores imprescindibles para integrarse como individuo en una sociedad, sabiendo comprenderse, valorarse y respetarse a uno mismo, pero también a los demás.

Es más, autoestima y empatía se unen para ayudar a las personas a ser autónomas, tener capacidad de enfrentarse a los obstáculos y comunicarse adecuadamente con los demás.

Por ello, frente a movimientos imprevistos o acontecimientos externos de cualquier tipo (por ejemplo, los malos resultados en el colegio), es la autoestima la que puede ejercer de guía para saber aceptar y recomponerse.

Éxito académico y autoestima: cuidando de ambos

El desarrollo de la autoestima está vinculado de forma inseparable a la educación emocional: la capacidad de nombrar y reconocer las emociones y de darles el espacio necesario para ser. Por ello, en Art&Mañas ponemos el foco en las emociones, acompañando a pequeñxs y adolescentes en el camino.

Además, en nuestros acompañamientos psicopedagógicos y de coaching familiar, hacemos ver la importancia de los vínculos que establezca el niño/a o adolescente con la familia.

Desde pequeñxs y para un desarrollo adecuado de la autoestima, lxs niñxs deben sentir que existe un nexo estable y de confianza entre los miembros de la familia a la que pertenece. Para ello, deben saber que los adultxs actúan como líderes y son capaces de generar vínculos de apego y límites sanos que les motivan e incentivan su autonomía.

Cuando aparece el fracaso escolar, es posible que la necesidad de estos vínculos quede al descubierto: de pronto se presenta un obstáculo en la experiencia vital del adolescente que pone de relieve la necesidad de aprender a gestionar las emociones y trabajar su autoestima.

La adolescencia es un momento clave donde la necesidad del vínculo familiar queda patente. Si bien muchas familias dejan de poder participar en el apoyo escolar de sus hijos por falta de recursos académicos, pueden seguir participando creando el vínculo emocional que necesitan.

Para ello, lxs adultxs pueden prestar apoyo emocional, sabiendo crear un espacio seguro para la comunicación a la par que ponen límites sanos para fomentar la autonomía personal del niño/a o adolescente.

Es más, las crisis como el fracaso en las notas escolares pueden ser precisamente un momento ideal para sentar nuevas bases sobre las que construir una autoestima fuerte.

En Art&Mañas realizamos acompañamientos ante situaciones como éstas a través de nuestra experiencia en psicopedagogía.

Si has detectado la necesidad de mejorar la comunicación en tu familia o no sabes cómo ayudar a tus hijxs en un proceso complejo, ponte en contacto con nosotras y hablemos sobre cómo podemos ayudarte.

X