fbpx

Comunicación entre hermanos: las mejores estrategias de negociación

La comunicación entre hermanos /as es una de las más importantes en la trayectoria vital de una persona. Crecer con ellxs, divertirse o apoyarse en las dificultades son solo algunas de las características de este vínculo emocional.

No obstante, la comunicación entre hermanos también puede ser conflictiva. Por ello, en Art&Mañas queremos daros algunas pautas para equilibrar esta relación y asegurarnos de lograr una relación entre vuestros hijxs sólida y duradera.

 

La importancia de una buena comunicación entre hermanos

La comunicación entre hermanos puede marcar en cierta medida el resto de relaciones que tus hijxs tengan con sus semejantes a lo largo de su vida.

Valores como la confianza y la empatía hacia los sentimientos de los demás se “incuban” durante la infancia
y la relación entre hermanos puede ser un buen lugar para practicarla.

Gracias a los hermanos, tus hijxs pueden aprender cosas muy valiosas para su futuro como a:

  • Resolver conflictos.
  • Conocer los sentimientos de los demás y valorarlos.
  • Convivir y tolerar las diferencias entre individuos.

Por el  contrario, la frialdad entre hermanxs o los enfados continuos pueden generar dificultades y transformar el carácter de una persona.

Esto se debe a las particularidades de la comunicación entre hermanos, que se caracteriza por:

  • Tener la oportunidad de compartir momentos y experiencias con una persona desde una edad muy temprana.
  • Participar de emociones muy fuertes (tanto si son positivas como negativas)
  • La aparición de conflictos debido a las distintas necesidades y personalidades de cada niño/a y la competición o celos por la atención de los padres o madres.
  • La adopción de roles específicos por cada hermano/a. Estos pueden venir marcados por la edad de lxs niñxs en un primer momento (el líder y quien aprende de él), aunque se transforma con los años, cuando el más pequeño conquista su autonomía.

Cómo contribuir a una comunicación entre hermanos sana

Lxs adultxs podemos contribuir a sentar las bases para lograr una relación entre hermanos /as agradable y duradera.

De este modo, nuestro papel se asemeja al de mediadores,
cuyo objetivo es el de equilibrar la balanza entre el tira y afloja de dos o más niñxs.

 

Si bien cada relación es diferente, existen algunas pautas que podemos seguir para lograr una  comunicación entre hermanos sana:

  1. Evita las comparaciones. Uno de los principales conflictos entre hermanos /as aparece con la rivalidad entre ellxs. Trata de reconocer y valorar a cada uno de tus hijxs por sí mismo y evita compararlos, de modo que no actives problemas de baja autoestima o competencias.
  2. Propón trabajos y juegos en equipo, asegurándote de que ambos hermanxs puedan realizarlos. De este modo, lograrás que establezcan un objetivo común y trabajen y colaboren para lograrlo.
  3. Aunque en la práctica, uno/a de los hermanxs necesite más atención que el otro (por sus características o porque te lo pida de un modo más manifiesto), asegúrate de dar el mismo tiempo a cada uno/a.

    Un trato igualitario (aunque ajustado a la personalidad y necesidades de cada hermano/a) evita rivalidades y conflictos.

  4.  Reconoce y aplaude los momentos en que la comunicación entre hermanos sea positiva. Hazles saber que te gusta que colaboren y se entiendan entre ellxs y que exista una complicidad.
  5. Reconoce las diferencias entre ellxs y déjale ver que comprendes sus diferentes puntos de vista.
  6. Ante un conflicto, actúa como mediador imparcial y, en la medida de lo posible, déjales su espacio. Enséñales a comunicar sus propias experiencias, necesidades y sentimientos durante la riña pero no quedes siempre pendiente de sus problemas. De este modo, impulsas su autonomía en la resolución de conflictos.Incluso aunque sea evidente que uno de los hermanos /as ha salido en desventaja, trata de no posicionarte y busca que todxs expresen sus sentimientos y puntos de vista.

    Aunque parezca más sencillo que tú pongas las reglas,
    en el largo plazo es mucho más positivo si logran poner fin a riñas por su propio pie
    .

    Dedícate a guiarles en la gestión emocional, aunque también puedes marcar algunas líneas rojas (que no haya violencia física, que hay que pedir permiso para utilizar las cosas de los demás, que no se debe mentir…).

  7. Fomenta una comunicación entre hermanos asertiva, en la que aprendan tanto a escuchar como a expresar sus necesidades y puntos de vista.Predica con el ejemplo: la comunicación en el círculo familiar o social también debe ser asertiva.
  8. Tras una riña, invítales a reconciliarse entre ellxs y a perdonarse, aunque no sea de forma inmediata. A veces, como los adultos, lxs niñxs también necesitan un tiempo para gestionar sus emociones.

 

¿Tienes más dudas sobre cómo gestionar la comunicación entre hermanos y lograr unos lazos familiares fuertes y sólidos?

En Art&Mañas te ayudamos.

En nuestras actividades extraescolares ponemos en práctica estos valores, pero también los abordamos directamente a través de talleres de coaching familiar.

Conoce más sobre ellos y ponte en contacto  para apuntarte a nuestros próximos cursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?