fbpx

La tristeza como emoción principal hacia el cambio

En cuestión de emociones, no todo es blanco y negro. El espectro de emociones del ser humano es amplio y rico en matices: es normal y sano sentir desde la euforia más embriagadora hasta el dolor más punzante o la melancolía.

Solemos calificar la tristeza como una emoción negativa. Tratar de huir de ella y esconderla. No obstante, la tristeza puede convertirse también en la detonante de procesos positivos en nuestro cerebro y en nuestra vida.

Te contamos por qué y cómo puedes ayudar a tus hijxs a gestionar la tristeza.

Por qué la tristeza puede ser positiva

Las emociones dirigen nuestra conducta: nos dan señales de cómo podemos enfocar nuestra vida y nos pueden ayudar a tomar decisiones.

Si ante una situación, notamos tristeza, quizás ea el momento de realizar cambios, tomar las riendas y cambiar aquello que no nos está gustando.

Para comprenderlo mejor, quizás conviene definir primero qué es la tristeza.

La tristeza aparece cuando existen pérdidas, fracasos o desilusiones. Puede manifestarse de forma física (llantos, falta de apetito, insomnio…), mental (pensamientos negativos que constantemente giran alrededor del problema) o conductual (desmotivación, aislamiento…).

De este modo, se convierte en un sentimiento desagradable y considerado como negativo.

No obstante, es posible que también sea el primer paso para volver a encontrarnos mejor. Precisamente, la tristeza es la primera emoción que acude a nosotros ante una pérdida grande (por ejemplo, de un ser querido).

Esta emoción va a ser también la que nos va a ayudar a encajar esta pérdida en nuestra historia personal. De este modo, a través de la tristeza es posible que logremos adaptarnos poco a poco a este cambio en nuestra vida, que ha llegado sin quererlo.

Cómo gestionar la tristeza y enfocarla hacia el cambio

Tener el kit de herramientas básico para comprender esta emoción es esencial para vivir una vida plena.

Para gestionar la tristeza, el primer paso es admitirla y aceptarla. Esto puede ser más difícil de lo que parece, en un mundo en el que la felicidad y las ganas de superarse de forma continua parecen obligatorias.

 

Como ya hemos comentado, la tristeza forma parte del espectro de las emociones y todos los seres humanos la sentiremos en diferentes momentos de nuestra vida. Por ello, es esencial reconocer la tristeza como una emoción válida y darnos espacio para sentirla.

Un segundo paso puede venir por cambiar la situación que nos está causando tristeza. Esto, dependiendo de cada caso, puede pasar por diferentes procesos.

Por ejemplo, si alguien siente tristeza por un fracaso amoroso, parte del proceso de cambio que le ayudará a sentirse mejor pasará por buscar otras personas que llenen ese lugar (ya sea amigos, experiencias nuevas o una nueva pareja).

Otro de los principales factores de cambio pasará por encontrar un espacio seguro (una o varias personas) en el que poder compartir nuestra tristeza, un paso esencial para superar este bache.

Así, la tristeza puede convertirse en la llave para abrir nuevas puertas: conocernos mejor, saber adaptarnos a nuestro entorno y a los cambios vitales inevitables.

Cómo gestionar la tristeza en los niños

Los niñxs no son ajenos a esta emoción: al igual que pueden sentir alegría, desde bien pequeños también experimentan desilusiones o decepciones que pueden llevarles a la tristeza.

La tristeza en los niños /as puede por tanto manifestarse del mismo modo que en los adultos: si detectas que hijo /a está alicaído durante una temporada, tiene el llanto fácil o le cuesta dormir, es posible que haya algo en su vida que le esté causando tristeza.

Si notas que tu hijo /a está triste y quieres ayudarle a gestionar la tristeza, el primer paso pasará por normalizar este sentimiento.

Es vital hacerles comprender sus emociones y darles espacio para que las sientan. No bloquearles ni hacerles pensar que no pueden estar tristes, o que no pueden llorar.

De este modo, estarás dando un paso de gigante hacia otra de las estrategias para ayudarle a gestionar la tristeza: conviértete en ese espacio seguro en el que puedan expresar sus emociones, tanto positivas como negativas, y compartirlas contigo.

En Art&Mañas nos ocupamos de dar las herramientas a tus hijxs para que sean felices. Por ello, sabemos de la importancia de saber gestionar todo tipo de emociones, entre ellas la tristeza.

Conoce más sobre nuestros talleres de coaching familiar en Madrid  y ponte en contacto para formar parte y guiar a tu familia hacia una vida plena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *