fbpx

Relaciones entre hermanos/as: Comprender esta compleja relación.

Las relaciones entre hermanxs son en muchos casos las más duraderas que mantienen los seres humanos en su trayectoria vital. Esta relación es tan poderosa que marca en gran medida sus personalidades y el modo de interactuar con sus semejantes durante toda la vida.

En Art&Mañas nos dedicamos a trabajar para que niñxs y sus familias alcancen el bienestar que se merecen y creemos necesario para ello reflexionar sobre las dinámicas que se establecen entre hermanos.

Mayores y pequeños: uno de los factores en las relaciones

Hijxs únicxs, primogénitos, pequeñxs y medianxs. La investigación psicológica ha establecido que el orden de llegada al mundo determina en gran medida la personalidad de cada hermano/a. Así, es la necesidad de ganarse el afecto de los padres lo que genera diferentes perfiles psicológicos, diferencias que durarán toda la vida.

Se establecen así varios roles entre hermanos:

  • El primogénito/a ha llegado al mundo con todas las atenciones de unos padres que quedan maravillados al ver cualquier detalle del bebé por primera vez. Así, durante un tiempo, se celebra al niño/a sin competición ninguna con otros niñxs. 

    Esos meses o años en los que estuvo solo /a con sus padres marcarán la personalidad del hermano/a mayor. Por ejemplo, el hecho de que la referencia directa del hermano mayor sean sus padres, hará que en cierta medida se identifique directamente con el status quo que representan.

    Más adelante, tendrá que adaptarse a compartir cuidados con hermanxs más pequeños, algo que en cierta medida puede generar celos. Además, el que se le encomiende el cuidado de sus hermanxs pequeñxs puede despertar una mayor responsabilidad, prudencia y conservadurismo en su personalidad, además de pequeñas dosis de autoritarismo.

    También se ha comprobado que muchos primogénitos/as exhiben una mayor capacidad verbal, ya que se convierten en los interlocutores entre sus padres y sus hermanxs pequeños.

Relaciones entre hermanxs

  • El hermano /a pequeño llega para dividir las atenciones y los cariños que hasta ahora solo se enfocaban a un niño /a.

    No obstante, ese nuevo forastero tiene que ganarse la fascinación de unos padres que ya han “gastado” en cierto modo su cupo de sorpresas con los bebés. El hermano /a pequeño no recibirá las mismas alabanzas por sus actos, porque los padres ya los han naturalizado. Por ello, tiende a buscar áreas nuevas, a improvisar, y encontrar nuevas formas de sorprender. La creatividad y el humor son dos de esas herramientas.

    Los hermanxs pequeñxs suelen ser también más críticos (ya que tiene dos referencias de autoridad: los padres y su hermano/a) y desarrollan también una mayor capacidad de ponerse en la mente del otro. El hermano/a pequeño crece utilizando el poder de la cooperación, ya que comprende a su hermano/a mayor como un cómplice.
  • Caso especial es el del hermano/a mediano. Por un lado, comparte muchas características del hijo/a pequeño ya que por un tiempo él también lo es. No obstante, con la llegada de alguien más joven, comienza a encontrarse en terreno de nadie, por lo que de nuevo deberá encontrar a través de la creatividad su propia identidad.

Relaciones entre hermanxs

En las diferentes dinámicas entre hermanxs, también supone un punto importante a estudiar (aunque de momento ha tenido menor atención por parte de la disciplina psicológica) las diferencias entre sexos y el tipo de educación que reciben.

La búsqueda de la identidad propia

Pese a las diferencias, en ciertos casos abismales, entre hermanos, sí que existe un poso común en todxs: buscamos nuestra identidad y ser reconocidos como individuos. Diferenciarnos es tan importante que este esfuerzo se puede apreciar incluso en los gemelos, que han nacido al mismo tiempo.

Ya lo dijimos en un artículo anterior: para potenciar una buena relación entre hermanxs, lo más importante que puedes hacer como padre o madre es dar a cada uno su espacio y evitar compararlos.

Pese a que lxs niñxs adoren las comparaciones, es vital para su autoestima y su desarrollo crear un ambiente de igualdad, en el que no se comparen las capacidades o vivencias de ninguno de lxs hijxs. De este modo, no se fomentan los celos, que surgen de por sí de manera natural.

Más allá de esto, tener hermanxs enseña a convivir y compartir con individuos diferentes a ti. Por ello, supone una relación valiosísima que conviene potenciar y salvaguardar.

¿Tienes dudas sobre la comunicación entre tus hijxs? ¿Os cuesta generar un buen ambiente o evitar esas riñas que parecen no acabar nunca?

En Art&Mañas trabajamos para que las relaciones familiares proporcionen el espacio que cada miembro necesita a través de nuestros talleres de coaching familiar.

Ponte en contacto con nosotras para que te contemos más sobre cómo garantizar el bienestar de tus hijxs y tu familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *